Tipos de oro en joyería

Hoy hablamos de tipos de oro. El oro es un metal blando y maleable que se utiliza en joyería al mezclarlo con diferentes aleaciones como el cobre, níquel, plata o zinc. El color resultante dependerá finalmente del tipo de aleación usada y los porcentajes exactos de cada uno de los metales preciosos. Puede que pienses que la calidad cambia según el color, pero esto no es del todo cierto. La calidad de la joya se basa en el tipo de oro que se haya utilizado, que se diferencia por una serie de características que ahora veremos.

Por ello, hoy vamos a hablar de los diferentes tipos de oro que existen en joyería, ya que este metal siempre ha sido un símbolo de riqueza y valor. Encontramos dos características principales en el mundo de la joyería para los tipos de oro: según sus quilates y según el color que tengan. Veamos cómo se determina cada una de ellas:

Tipos de oro según los quilates

Los quilates son una medida de su grado de pureza. Concretamente, el quilate es la unidad de ley de una aleación de oro equivalente a cada una de las veinticuatroavas partes, en peso, de oro puro que contiene una aleación de este metal, y que a su vez se divide en cuatro granos. A  medida que aumenta el número de quilates aumenta el valor de la pieza.

Pero una curiosidad es que el oro puro es demasiado blando como para usarse en joyería, por eso siempre lo encontraremos mezclado con otros metales en mayor o menor medida. En joyería podemos encontrar la siguiente clasificación de tipos de oro según los quilates:

  • Oro de 10 quilates: es el oro de más baja pureza ya que solo cuenta con un 40% de oro puro en su composición. El resto son de otros metales diferentes. Su nombre viene de hecho de que tiene 10 partes de oro por 14 partes de otros metales. Las piezas que tengan menos de 10 quilates en su composición no se pueden vender legalmente en países como Estados Unidos.
  • Oro de 12 quilates: este tipo de oro tiene un 50% de pureza, ya que está formado por 12 partes de oro puro y 12 partes de otros metales.
  • Oro de 14 quilates: cuenta con 14 partes de oro puro por 10 partes de otros metales, lo que lleva a que su pureza sea del 60%. Se le conoce en muchos lugares como oro bajo y es muy duradero. Se utiliza utilizar en joyería pero en países como el nuestro se prefieren otro tipo de purezas superiores cuando hablamos de oro.
  • Oro de 18 quilates: se le llama oro alto y tiene 18 partes de oro por 6 partes de otros metales, alcanzando el 75% de pureza. Es fuerte, pero no tanto como el anterior, por lo que no durará tanto. Sus características y la alta presencia de oro lo convierten en uno de los más utilizados en joyería actualmente.
  • Oro de 24 quilates: es el puro por lo que se le considera el de mayor valor, pero, como ya hemos dicho antes, no se utiliza para joyería, sino que será el que se vea en forma de lingotes.

Tipos de oro según la aleación

Es al mezclarlo con otros metales cuando cambia el color de cada uno de los tipos de oro que encontramos. Estas mezclas son lo que se denomina aleaciones. Las razones para llevar a cabo este procedimiento son: conseguir mayor dureza del metal, ya que el puro es blando y difícil de trabajar, conseguir variar la gama de colores y reducir su coste total. Los metales que pueden usarse para combinar con el oro son muy variados y con propiedades muy diferentes entre ellos. Según el resultado final que busquemos seleccionaremos unos u otros.

A menudo, cada fabricante utiliza su propia aleación y no especifica que metales han sido utilizados. Eso sí, siempre debe aparecer como mínimo el porcentaje de oro requerido para que se comercialice una pieza. En general, cuanto mayor sea el número de quilates de oro, más sutiles serán los colores que aparecerán en la pieza final. Esto se debe a que el oro tendrá más protagonismo y, por lo tanto, el nivel de los otros metales que dan color será inferior.

Los colores en las joyas de oro

Amarillo

Es el color del oro puro. Suele ser de 22 quilates en su composición, por lo que este material predomina pero tiene otros metales que le dan esa dureza que le falta. También es el color más tradicional en nuestro país, aunque hace un tiempo dejamos de verlo, hoy está de moda. Todo vuelve y con un clásico como este no iba a ser menos.

Blanco

Se trata de una aleación de oro y otro metal que tenga este color blanquecino, normalmente níquel, manganeso o paladio, muchas veces cubierta de rodio de alto brillo. Hablamos de un color muy usado en joyería ya que es una alternativa barata al platino, que se ha convertido en un símbolo de elegancia. Por ello, se elige muy a menudo por su elegante discreción.

Rosa

Este metal está compuesto normalmente por oro, cobre y plata. Las joyas compuestas de oro rosa tienen un carácter más atenuado que las que se realizan en otro tipo. Por ello, hablamos de piezas con un color con menos brillo a simple vista que, por ejemplo, el amarillo. Aun así, es más llamativo y tiene un acabado totalmente diferente. En los últimos años se está empezando a ver cada vez más, hasta el punto de quitarle protagonismo al blanco que tan de moda se había puesto.

Rojo

No es tan conocido como los tonos mencionados antes, pero el rojo tiene una elegancia especial. Su color brillante procede de la mezcla de cobra con oro fino.

De esta forma, esperamos que con este blog hayáis aprendido todavía más sobre las características del oro, uno de los materiales más preciados en joyería. Si buscáis alguna joya de este tipo o tenéis más dudas sobre este tema, venid a vernos a Joyería Montón y te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies